Cuatro factores que hay que repensar en las cadenas de suministro mundiales para poder reconstruir mejor

May 19, 2021 ES EcoVadis ES

A medida que salimos de la situación surrealista iniciada en 2020 y nos preguntamos si estamos ya en la nueva normalidad y, si no es así, cómo será esta nueva normalidad, nos damos cuenta de que debemos replantearnos prácticamente todo. La pandemia de COVID-19 puso de rodillas a las sociedades y las economías, dejando al descubierto los principales fallos y fragilidades de los sistemas actuales. Las cadenas de suministro mundiales no son una excepción. De hecho, en lo que se refiere a la resiliencia, suponen un gran riesgo. Sin embargo, al mismo tiempo, las cadenas de suministro pueden ser la mayor fuente de oportunidades para ayudar a las empresas a mantener el ritmo de los rápidos cambios que se están sucediendo en un panorama económico alterado en sus fundamentos por la pandemia.  

 A medida que las presiones a favor de la sostenibilidad y la transparencia se hacen más fuertes, necesitamos un replanteamiento profundo y estratégico de cómo enfocamos, valoramos, construimos y optimizamos las cadenas de valor completas. A continuación presentamos cuatro factores clave que han surgido o se han acelerado en el transcurso de los últimos 18 meses y que afectan a su negocio. También compartimos los enfoques que los profesionales de la cadena de suministro están adoptando para prosperar en la nueva realidad.

#1 Repensar la estrategia de la cadena de suministro. ¿Qué estamos optimizando?

Durante demasiados años, las cadenas de suministro se han considerado un coste y un riesgo que se debían gestionar. Se han optimizado en aras de la eficiencia, con la reducción de costes y la disminución de inventarios como base de la estrategia de compras.

Sin embargo, la pandemia nos ha enseñado a la fuerza que sistemas sanitarios enteros, e incluso economías, pueden detenerse debido a disrupciones en la cadena de suministro. Como resultado, la resiliencia de la cadena de suministro ha pasado de ser un tema técnico a convertirse en un diferenciador estratégico que se discute en las salas de juntas corporativas y en las sesiones informativas presidenciales.   El presidente de los Estados Unidos Joe Biden presentó una Orden Ejecutiva sobre la Cadena de Suministro de Estados Unidos en las dos primeras semanas después de su toma de posesión, subrayando la necesidad de impulsar la resiliencia, la diversidad y la seguridad nacional. 

Está claro que ha llegado el momento de dejar atrás el enfoque táctico del "justo a tiempo" para adoptar una perspectiva preventiva de "por si acaso". Ha llegado el momento de reimaginar la cadena de suministro como una red para crear valor y potenciar la innovación. Esto ayudará a responder más rápidamente a las condiciones de negocio cambiantes y a aprovechar las oportunidades. Para acelerar este cambio, el departamento de compras debe trabajar con los socios de la cadena de valor más estrechamente que nunca en lo que respecta a la sostenibilidad, estableciendo métricas comunes y centrándose en el rendimiento y la mejora de la sostenibilidad. 

¿Cómo puede reunir a su equipo y pasar a la acción? Aquí tiene cinco ideas para empezar: